28 junio 2012
Saber mas Spa Algas

Las bacterias fueron sin duda el origen de la vida sobre nuestro planeta. Rápidamente algunas de ellas evolucionaron apareciendo entonces los primeros microorganismos dotados de pigmentos clorofilados, las algas. Capaces de utilizar la energía solar para la fotosíntesis, participaron también en la formación de la capa de oxigeno que envuelve nuestro planeta, a partir de aquí fue posible la vida en la tierra que nosotros conocemos.

Las primeras algas datan de tres millones de años, son las llamadas “rocas tapizadas” y se encuentran en gran cantidad en Australia y las Bahamas.

Actualmente hay unas 25.000 especies distintas repartidas por todo el planeta. las podemos agrupar en dos grupos, por un lado las algas azules rojas y marrones y por otro las algas verdes que fueron el origen de los vegetales superiores. Todas las algas tienen en común con el resto de los vegetales un pigmento indispensable para la fotosíntesis y para la vida, la clorofila.

Las algas producen una enorme cantidad de oxigeno, muy superior al que utilizan  para la respiración. No olvidemos que más de un 50% del oxigeno de nuestra atmósfera está producido por ellas. Son asimismo una fuente indispensable de vida en el mar, sin ellas los mares y océanos serian desiertos.

La población mayor de algas de Europa se sitúa en la Bretaña francesa, la situación óptima de las costas del Atlántico Norte hace que tengan una riqueza excepcional y una gran diversidad de algas, encontrándose más de 1.200 especies. El fondo rocoso, la riqueza de sales minerales, la estabilidad de la salinidad, la amplitud de temperaturas y las fuertes mareas forman un conjunto de condiciones favorables a su crecimiento.

Las algas se utilizan en diversos campos, alimentación, farmacología, cosmética y una de las nuevas aplicaciones es en biotecnología.

Las algas, concentrados de minerales

Las algas son concentrados naturales de la riqueza del océano, contienen prácticamente todos los minerales y oligoelementos necesarios para el funcionamiento del organismo humano. Las algas se nutren de la riqueza de los océanos y podríamos decir que son verdaderos concentrados de minerales. La proporción de oligoelementos y minerales que contienen es de 50.000 a 100.000 veces superior que en la inmensidad de los mares.

Además de los cuatro minerales básicos (sodio potasio calcio y magnesio) encontramos hierro, yodo, cobre, selenio, litio, zinc, plata, oro, manganeso y así hasta llegar a unos 60 elementos aunque sea en cantidades ínfimas.

Las algas de uso cosmético:

Fucus vesiculosus: son algas marrones que quedan al descubierto cuando la marea baja. Se recolectan manualmente y su uso es bien conocido por laboratorios cosméticos y farmacéuticos, se suele utilizar como complemento mineral en regímenes adelgazantes y por su riqueza en yodo forma parte de muchas cremas anticeluliticas.

Laminaria digitata: Es también una alga parda, sin embargo a diferencia del fucus siempre está sumergida en el agua y debe recolectarse en barco. Es muy rica en oligoelementos, aunque no tanto en yodo, tiene una acción remineralizante y tonificante. De ella se extraen los alginatos formadores de geles utilizados tanto en cosmética como en alimentación.

Espirulina: Es una alga  llamada así por su forma de espiral, de color verde azulado, posee gran cantidad de clorofila, en cosmética es un excelente complemento de las algas pardas. Muy utilizada también en alimentacion por su gran aporte de vitaminas y proteínas vegtales.

Micronización de las algas

Para la utilización de algas a nivel tópico, es decir si queremos que sus principios activos penetren a través de la piel, es condición imprescindible su micronización. Hay que tener en cuenta que todos los minerales y oligoelementos presentes en las algas están dentro de unas fuertes membranas celulares. Mediante esta técnica se consigue  una liberación óptima de los principios activos presentes en sus células. En el mercado se conocen como algas micronizadas o microestalladas. Las algas así tratadas son en realidad un concentrado de minerales preparados para remineralizar el cuerpo y la piel, además de proporcionar una intensa hidratación por las sustancias mucilaginosas que contienen.

Beneficios que nos aportan

Acción hidratante: Cualquier tratamiento a base de algas tiene un gran poder hidratante sobre la epidermis, pues una vez rehidratadas liberan unas substancias gelatinosas que  aportan agua a la piel, a mayor sequedad o deshidratación de la piel mayor entrada de agua procedente de las algas, la sensación de suavidad y bienestar que dejan en la piel suele durar más de una semana.

Acción tonificante: Debido al aporte de minerales las algas no solo hidratan sino que ayudan a aumentar la elasticidad y el tono de la piel disminuyendo la flacidez,  la laminaria mezclada con la espirulina seria lo más indicado para este caso.

Acción depurativa y anticelulítica: Estimulan la circulación superficial y favorecen la eliminación de toxinas. La aportación de yodo principalmente en tratamientos con fucus estimula el metabolismo de la grasa a nivel local produciendo un efecto real anticelulítico.

Acción nutritiva: Las algas además de minerales contienen glúcidos , lípidos y proteínas, que a pesar de no ser capaces de penetrar a través de las membranas celulares si que ayudan a su restructuración. La acción nutritiva viene también dada en este caso por el aporte de minerales y oligoelementos.

Cataplasmas de algas o mascarilla plastica de algas:  La concentración de principios activos a nivel de la epidermis  es idónea cuando se utilizan los emplastes, envolvimientos ,cataplasmas o mascarillas plásticas, ya que las algas están directamente en contacto con la piel, y en este caso el efecto tonificante , anticelulítico e hidratante es excelente. El tiempo de aplicación de las algas debe ser de unos  de 30 minutos.

Dra. Rosa Blasco

doctorablasco@aureuslab.com

(Artículo publicado en la revista Cabines España, en la edición de mayo 2012)

 

Related Articles

(0) Comentarios

Comments are closed.